BTT en la Vall d’Àger


Una semana intentando encontrar una ruta por las tierras de Pallars Jussà no fue suficiente para decidir las dos jornadas del finde… De esta forma comenzamos el sábado, con un montón de mapas en la mochila y algunas reseñas (incluida la que Carlos nos había indicado) de la del Montsec, todas ellas poco esperanzadoras vistos los grandes desniveles de la zona y que todavía no sabemos con exactitud el nivel que tenemos de BTT.  Después de desayunar todos juntos en Tremp, dejamos a los chicos con sus neoprenos para sentarnos un momento y decidirnos por la Vall d’Àger que aparecía en el mapa con desniveles razonables y un precioso GR.


Así que allí nos fuimos, a Àger, donde comenzamos la ruta que nos llevaría, a través del GR1, al Congost de Montrebei. El tiempo pintaba estupendo, entre nubes y claros y un airecillo fresco dispuesto a no dejarnos sudar. El GR discurre en su primera parte, entre campos de almendros (ahora en flor) y plantaciones por una pista  que asciende lentamente, entre subidas y bajadas hasta la población de Corçà. La verdad es que con las ganas que teníamos de coger la bici, la gran montaña del Montsec a nuestra derecha y los campos verdes por los que ascendíamos, ni siquiera nos dimos cuenta del desnivel. Sólo nos sorprendió cuando apareció el Pantano de Canyelles, a lo lejos, en una vista preciosa de todo el valle, casi llegando a la Ermita de La Pertusa, situada entre el Congost, con el pantano a 150m sobre sus pies y que confluye con el valle desde donde veníamos.
Hasta aquí, la ruta confluye por una pista de 3 metros de ancho de tierra y piedra suelta y por donde los visitantes de la Ermita y el Congost llegan hasta el aparcamiento del Coll de La Pertusa. Paramos para ver las impresionantes vistas y explorar el nuevo camino que se abría bordeando el desfiladero del Congost: un corriol de medio metro de ancho demasiado técnico como para recorrerlo en BTT con el nivel que tenemos. Aún así teníamos ganas de ver el famoso Congost y continuamos, bici a rastras, por el caminillo que comenzaba a descender con pendiente considerable, dentro del barranco de la Pardina durante 2 kms. En este punto, dos ciclistas nos iluminaron para aconsejarnos que no continuáramos ya que la fuerte subida desde la vertiente sur del Montsec hasta el propio Congost, nos haría perder las ganas de ir en bici. Por lo que deducimos más tarde, la entrada al Congost, sobre todo en BTT, hay que hacerla desde la vertiente norte, entrando desde el GR1.4 y que se puede descender el barranco de la Pardina por el corriol para subir el que nosotros bajamos.
Pese a nuestras ganas, nos quedamos sin ver el Congost y volvimos por el mismo camino hasta Àger, con las piernas cada vez más sueltas para continuar el día.  Después del descansito en el Bar Las Torres de Àger y puesto que aún teniamos 2horitas y ½ para seguir explorando el valle, decidimos coger la ruta 44 (Díficil según la señalización, pero que no nos pareció tanto) del Centro de BTT del Montsec y visitar el pueblo de la Atmella, en una ruta llena de toboganes aunque con la impresión que iba en descenso (más tarde nos dimos cuenta del descenso real cuando volvimos por la carretera del valle hasta Àger) Pese a ser el mismo valle, fueron dos experiencias totalmente distintas, una con la mañana soleada y la otra por camino bastante tapado. En total, 44kms que nos supieron a poco y que confirmaban que, a la tercera, va la vencida.

Mapa de la ruta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s