3 días por los Maladetas


Aprovechando la 2ª Pascua en Barcelona, nos fuimos 3 días a los Maladetas. El objetivo principal era subir al Aneto por el valle de Vallhibierna y allí que nos lanzamos a la aventura el sábado a mediodía. Tras subir en coche (menos mal) la bonita pero larga pista hasta el refugio de Pescadores, preparamos el macuto para 2 días: piolet, crampones, raquetas, sacos, esterillas, tienda, comida y hornillo, cascos, arneses, hierros…

Armados hasta los dientes, iniciamos la marcha, llegando hasta la famosa platea del Ibonet, lugar que marca el límite entre los frondosos bosques florecidos del valle y el comienzo de las grandes cumbres todavía con un aspecto muy invernal.

De ahí hacia arriba, todo ya muy blanco, proseguimos la marcha pasando por los sucesivos Ibones hasta llegar tras 4 h al Ibon Superior, donde pasamos la noche.

El cansancio y dolor de  espalda por la pesada mochila queda fácilmente olvidado por el lugar en que nos encontramos. Plantamos tienda en uno de los rincones más bonitos del Pirineo, donde los Ibones ocultos bajo el hielo, y el Aneto al fondo nos desean buenas noches mientras el sol se pone lentamente al oeste, en un anochecer que no llega a serlo del todo.

Al día siguiente, suena el despertador a las 05:30, legañas, dolor de espalda y cuello, frío, no es el momento más agradable de la travesía pero no toca otra que alzar el campamento, el Aneto nos espera 700 m más arriba. La subida por Collado Coronas se hace agradable, aunque dura, sobretodo por la presencia de nubes tan bajas  que no nos dejan ver más alla de 5 m en algunos momentos.

En unas 3 h llegamos al paso más famoso del Piri, Mahoma. Nos encordamos por precaución al estar algo helada la roca y pasamos sin problema. Sorprendentemente no hay nadie en la cruz, así que aprovechamos para hacer la foto de rigor y vuelta al Paso. Ahora sí sube mucha gente y además hay que aligerar antes de que la nieve empiece a transformar demasiado.

Bajamos por el mismo sitio, recogemos tienda, y vamos dejando atrás uno por uno los Ibones que nos llevan de nuevo al bello y florido valle de Vallhibierna, adonde llegamos a las 17:00 al coche con ganas de bebernos el río entero.

Trekking por el valle de Estós.

El lunes buscamos un trekking bonito pero sencillo, más que nada para soltar piernas. El valle de Estós fue ideal. Con toda la primavera en su esplendor, hicimos la ruta que lleva hasta el refugio del mismo nombre que el valle, rodeado por 3000 miles en todo momento, desde el Perdiguero a nuestro lado derecho, hasta el Macizo de Posets al izquierdo.

Lo marcamos en el libro de ruta para la próxima vez que vengamos a Maladetas conocer en mayor profundidad sus rincones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s