Trekking: Vénéon, Aigulle de Dibona y Valle del Diablo – Parque Nacional de Ecrins


Nuestro 4º dia comienza con varias dudas acerca del estado de la nieve en altura. Hoy nos toca alpinismo en un recorrido a uno de los picos más emblemáticos del macizo de La Meije: Le Rateau. Habíamos visto los el impresionante glaciar en la cara norte pero nuestra aventura sería subir por el valle de Vénéon en una ruta con un desnivel importante. Antes de comenzar la ruta, nos paramos en Bourg d’Oisans para que confirmara Carlos con el guarda del refugio que todo estaba en condiciones. Menos mal que llamamos: el guarda, entre inglés,francés y el español que chapurreaba, nos convenció para declinar el plan pues el calor había hecho que la capa de nieve reciente estuviera tan blanda que fuera imposible ascender sin penurias. Nos dolió mucho que no pudiéramos empezar nuestra actividad alpinística y Carlos se quedó con la pica… Tendríamos que planear los 3 días siguientes de nuevo, aquellos en los que tendríamos que haber hecho la ascensión.

Ese mismo día, decidimos hacer un trekking hasta el refugio de Châtelleret desde La Berarde: un trekking sencillo por un amplio valle con vistas impresionantes de la cara sur de la Meije (3987 m), la montaña más emblemática del Parque. Al lado del Torrent d’Etançons, la ruta continua por la Cuenca del valle, en una ascensión ligera.

Acabada la excursion, volvimos a Bourg d’Oisans, http://www.bourgdoisans.com/ , precioso pueblo reinado por Holandeses deseosos de coronar los famosos y duros puertos de montaña de categoría especial de la zona: Alpe d’huez, Izoard y Lautaret, entre otros. Cogimos una pizza y nos la comimos en el Hotel des Alpes, un dos estrellas muy recomendable, económico, céntrico y limpio. Personalmente, me encantó el colchón de la cama, después de dormir en tienda, la espalda lo agradecía. J

En nuestro 5º día, la estrella es la Aigulle de Dibona: impresionante pico en el macizo de Soreiller, muy famosa entre escaladores por la calidad del granito y por su forma tan característica ( la podéis ver en las fotos) Carlos tiene pensada subirla algún día ya que la vía clásica es bastante sencilla (4º) así que levantándonos a regañadientes, nos encaminamos a esta excursión de 500m de desnivel en pendiente MUY pronunciada que comienza al lado del Ruseeau d’Amont, pasando por una gran lengua de hielo (yo con crampones). Llegamos a un punto en el que hay que atravesar la cascada y no lo vemos nada claro debido al caudal y la precaria instalación: un tronco apoyado en dos piedras. Carlos se lo mira varias veces y decide pasarlo a caballo. LA segunda parte del paso es más complicada, atravesar el un paso de un tablero oculto por el agua. Al llegar al otro lado, Carlos me grita que ya se ve la Aigulle y en ese momento, me hago yo también el ánimo.

Éso si, yo encordada con un arnés de emergencia. Las vistas te dejan sin palabras, la gran aguja al fondo rodeada de cimas más altas y el valle nevado.

6º Dia. Nos enteramos de que podemos subir el Rateau en teleférico pero no abren hasta mediados de Junio. Para la próxima. Principios de Junio es una época extraña para ir a Ecrins pues es la temporada de descanso de todos los comercios y actividades, aún hay demasiada nieve para la temporada estival pero no lo suficientemente dura para continuar actividades de invierno. Nos decidimos pues por hacer otra ruta por el Valle del Diablo, valle que tendríamos que haber recorrido para subir al Rateau por la via clásica. El valle da honor a su nombre: con un rio de gran fuerza y caudal, comienza con un estrecho muy cerrado que poco a poco se abre para dejar paso a una gran cantidad de fauna y flora alpina.

El tiempo es bueno pero a medida que avanzamos se va nublando (como todos los días que habíamos pasado) Las caídas de agua de las laderas se hacen cada vez más frecuentes y tenemos que atravesar en dos ocasiones los pequeños barrancos formados. (Consecuentemente, las botas las llevo en el límite de Goretex) Al llegar a los 2000m, toda forma de vida desaparece para pasar a un paisaje de piedra gris y nieve blanda. Llegamos a un nevero que investigamos ligeramente. Comienza a hacer frio y bastante viento y decidimos volver, esta vez por la izquierda del rio. 15 mins antes de llegar al coche, comienza a llover. La tarde la pasamos visitando el museo de Alpinismo de St.Christophe, viendo fotos de las montañas que nos rodean, esperando nuestra ascensión a la Dome de Neige, excursión que adelantaríamos al domingo con gran fortuna pues el tiempo en la segunda semana de viaje no daba pie a nada.

La Ferrata de Alpe d’Huez del dia siguiente no llegamos a realizarla por nuestra poca paciencia: con una reseña de 3 líneas nos echamos a andar desde el Col de Sarenne con una niebla baja y bajamos la pista hasta descender 400m cuando nos dimos cuenta al preguntar en una pequeña masía de que nos habíamos equivocado completamente de camino. Volvimos a Alpe d’Huez a ver a Contador en la Dauphine Libere, dejando el día un poco colgado pero con miras al día siguiente: nuestro primer 4000.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s